Entrar

Un equipo español diseña minitelescopios para la degeneración macular

Miles de afectados por degeneración macular asociada a la edad (DME) podrán volver a conducir, leer, ver la televisión y reconocer caras gracias al último avance óptico creado por el Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia (LOUM). El equipo de investigación que dirige Pablo Artal, se ha servido de tecnología propia de los telescopios espaciales para crear unas lentes intraoculares capaces de disminuir la pérdida de visión progresiva e irreversible que padecen los afectados por este grave trastorno ocular.

La degeneración macular asociada a la edad es la primera causa de ceguera en mayores de 55 años en países occidentales, con más de 25 millones de enfermos en todo el mundo. El paciente pierde la visión central al dañarse los vasos sanguíneos que irrigan la mácula, una zona de la retina que se encarga de que nuestra vista sea más nítida y pueda apreciar los detalles. Los enfermos con DME en fase aguda estaban condenados a la ceguera al no existir un tratamiento farmacológico ni quirúrgico eficaz y seguro. Hasta hoy.

artal

La revista científica «Biomedical Optical Express» describe en su último número el avance tecnológico que el equipo Artal ha desarrollado para obtener los minitelescopios en estrecha colaboración con el doctor Qureshi, director y fundador del London Eye Hospital (Reino Unido). El propósito de este oftalmólogo era intervenir a los afectados por DME utilizando el mismo tipo de microcirugía que se emplea en la operación de cataratas.

Galileo Galilei

«Nos inspiramos en el primer telescopio que construyó Galileo Galilei en 1609 para demostrar que la Tierra giraba alrededor del Sol. Es un telescopio de refracción, con una lente positiva y otra negativa. A partir de ahí resolvimos los problemas que presentaban otros procedimientos ópticos fallidos para tratar la DME que también reproducen el telescopio de Galileo. La principal ventaja que aportan nuestras lentes radica en que hemos sido capaces de fabricarlas con un material flexible, que se inyecta en el ojo a través de una incisión tan pequeña que no requiere de suturas, lo que reduce considerablemente el riesgo de infección y las complicaciones posoperatorias. Es como dar el salto de una operación a corazón abierto a un corte del tamaño de la ranura de un cerradura», detalla Artal.

Otra de las innovaciones que convierten a estos minitelescopios en un prometedor tratamiento consiste en la aplicación de ópticas modificadas. El experto precisa que «las lentes iolAMD desplazan la visión del paciente hacia el área periférica del ojo, evitando así la zona central dañada. De esta forma, el paciente controla su visión sin necesidad de girar bruscamente la cabeza cada vez que enfoca un objeto y, además, el diseño óptico avanzado soluciona graves problemas de adaptación a las particularidades que posee cada ojo», señala Artal.

En la actualidad se están realizado ensayos clínicos en más de 200 pacientes del Reino Unido, Alemania e Italia. Los receptores de estos innovadores minitelescopios han experimentado una mejora de la visión de entre un 20% y un 40%, de acuerdo a los datos preliminares que maneja el London Eye Hospital. El catedrático de Óptica de la UMU subraya que «no se trata de una cura, pero devolver ese porcentaje de visión a una persona con DME puede significar darle la oportunidad de volver a conducir o leer». No obstante, los resultados definitivos de dichos ensayos clínicos se validarán en breve con su publicación en acreditadas revistas científicas.

Noticia publicada 13/03/15 en: ABC

Jóvenes Lideres de Investigación

La Consejería de Industria, Turismo, Empresa e Innovación, a través de la Fundación Séneca, ha puesto en marcha un programa pionero a nivel nacional denominado 'Jóvenes Líderes de investigación'. Un total de 17 proyectos de investigación serán dirigidos durante dos años por jóvenes doctores, con una edad inferior a 40 años y con experiencia internacional en investigación en centros de reconocido prestigio. Entre ellos el profesor de la Facultad de Óptica y Optometría de la Universidad de Murcia:
Enrique Josua Fernández

«Trabajar en ciencia no es sencillo ni fácil, pero merece la pena»
Nació en Madrid hace 38 años y es licenciado en Ciencias Físicas, con la especialidad de Astrofísica, por la Universidad de la Laguna (Tenerife) y el Imperial College (Londres, Reino Unido). Realizó su tesis doctoral (2004) en la Universidad de Murcia en el campo de la óptica adaptativa aplicada al estudio del ojo humano con la dirección del Profesor Pablo Artal, referente internacional en óptica de la visión. En este periodo obtuvo el premio Joven Investigador en Óptica de la Real Sociedad Española de Física (2003), por sus trabajos en Óptica Fisiológica. De 2004 a 2006 trabajo en la Universidad de Viena, donde se incorporó al grupo del Profesor W. Drexler, donde tuvo la oportunidad de trabajar y aprender de la mano de uno de los líderes mundiales del campo de la imagen retiniana. Por sus trabajos en Austria fue galardonado con el prestigioso premio internacional Pascal Rol de la SPIE norteamericana (San Francisco, 2006). A su vuelta a España, ganó la plaza de profesor en la Universidad de Murcia que actualmente posee. Es autor de más de 35 artículos científicos en revistas especializadas de alto impacto, y sus trabajos han superado las 1.200 citas hasta la fecha.
¿Cuál es su principal línea de investigación?
El proyecto que tengo por delante en los próximos años consiste en la investigación y desarrollo de un nuevo concepto de lente intraocular que permita recuperar la capacidad para ver nítidamente a cualquier distancia. En mi proyecto vamos a desarrollar unas lentes especiales para ser implantadas en personas que sufren de cataratas, como reemplazo al cristalino natural, que devuelvan completamente la capacidad para enfocar a cualquier distancia, con rangos típicos de la juventud.
¿Qué supone este reconocimiento como 'joven líder de investigación'?
Es un honor y un reconocimiento que mi proyecto haya sido seleccionado para llevarse a cabo con financiación pública. El tener la oportunidad de dirigir tus propios proyectos con una financiación razonable es una aspiración común de todos los que nos dedicamos a la investigación.
Los requisitos para acceder a uno de estos contratos eran muy exigentes. ¿Dedicarse a la ciencia requiere un esfuerzo extra?
Tengo la enorme fortuna de dedicarme a lo que más me gusta. Supone una gran inversión sin duda en tiempo y esfuerzo, pero creo que los que nos dedicamos a esto no lo percibimos como tal, sino como una pasión y una forma de vida. No es sencillo ni fácil, pero merece la pena.
¿Qué hace que merezca la pena?
La principal satisfacción es contribuir, desde las posibilidades de cada uno y aunque sea modestamente, al progreso del conocimiento y de la ciencia en nuestra sociedad. El proceso de llevar a cabo una idea, desde su concepción intelectual hasta su realización, es apasionante.

Pablo Artal, el científico posible

Pablo Artal podría ser un investigador más. De las decenas de brillantes doctores que pululan por el campus de Espinardo y no saben si mañana tendrán financiación para su proyecto. Podría, pero no.

A Pablo Artal siempre le fueron los imposibles. O, mejor dicho, convertirlos en posibles. ¿Que no se puede hacer investigación en Murcia al nivel de Harvard? ¿Que no se puede vender tecnología punta 'made in Murcia' en Australia? ¿Que en 2013 no se puede obtener una beca única y multimillonaria? Pregunten por Artal. El director del Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia y presidente de la Academia de Ciencias de la Región no ha dejado de asombrarnos. Pablo Artal, que también es empresario (da trabajo a ocho personas en su sociedad tecnológica Vóptica), ha ido acumulando un buen puñado de reconocimientos internacionales por sus avances en el campo de la visión. Solo este año ha sido elegido 'Gold Fellow' (miembro distinguido de oro) por la Asociación para la Investigación en Visión y Oftalmología de EE UU y ha recibido el prestigioso galardón Edwin H. Land que concede la Sociedad Americana de Óptica. Pero el verdadero premio le llegó en el mes de septiembre con la concesión de la beca Advanced Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC), destinada a «proyectos pioneros dirigidos por científicos excepcionales». La beca, dotada con 2,5 millones de euros, supone la primera de este tipo para un investigador de la Región e ingresar, con un pase de tacón, en la primera división de la liga mundial de la ciencia. Para que se hagan una idea: hay premios Nobel a quienes el Consejo les ha rechazado su proyecto. El de Artal consiste en curar las cataratas sin pasar por el quirófano. También en los países más pobres. ¿Que no se puede?

Noticia publicada el 25-12-13 en: La Verdad

La Universidad de Alicante da el nombre de Carlos Illueca al laboratorio de Tecnología Óptica

Por sus méritos académicos e investigadores y su intensa labor como impulsor de los estudios de Óptica y Optometría, la Universidad de Alicante ha dado el nombre del catedrático Carlos Illueca al laboratorio departamento Tecnología Óptica u Óptica Oftálmica, del que fue impulsor. El descubrimiento de la placa con la nueva denominación ha puesto el broche final al homenaje póstumo que le ha dedicado el departamento de Óptica, Farmacología y Anatomía de la Universidad de Alicante, del que fue director durante más de diez años.

El acto, celebrado en el Salón de Grados Alfredo Orts del edificio de Óptica, ha estado presidido por el rector, Manuel Palomar, quien ha mostrado su “respeto institucional” y su “admiración personal” por una persona “que ha abierto muchos caminos en la defensa de la universidad pública y de calidad”, ha señalado. Palomar ha leído un comunicado enviado por su homólogo en la Universidad Jaume I de Castellón, Vicent Climent, compañero y amigo personal de Illueca, fallecido hace poco más de un año. Durante el mismo, las profesoras Begoña Domenech y Carmen Vázquez han sido las encargadas de realizar la semblanza del profesor, de quien han destacado “su espíritu de arrojo y superación en la investigación”, su “responsabilidad y compromiso en la gestión” y su carácter alegre, humano y socarrón en lo privado”.

Por su parte, el actual director del Departamento, Vicente Camps ha calificado de “necesario y merecido” este homenaje hacia un profesor “totalmente entregado con la institución, que realizó un gran esfuerzo y empeño para dotar a la Universidad de Alicante y a nuestro departamento, de los mejores profesionales”.

El acto ha concluido con la entrega a su viuda y compañera de departamento, Consuelo Hérnandez Poveda, del birrete de doctor y la medalla de catedrático.

 

Un vínculo de tres decadas

El malogrado profesor, originario de Valencia, inició su relación con la Universidad de Alicante en 1985 y durante muchos años compaginó sus tareas investigadoras y docentes con distintos puestos de gestión universitaria. Especialista en Colorimetría, Optometría, Óptica Oftálmica e Instrumental, Óptica de Fourier y su aplicación al estudio de la visión humana, Carlos Illueca fue un prolífico investigador que impulsó, entre otros, el grupo de investigación OCIVIS (Óptica y Ciencias de la Visión). Durante varios años fue presidente de los comités nacionales de Ciencias de la Visión y de Tecnología Óptica de la Sociedad Española de Óptica. Desde 1998 fue propuesto por la Sociedad Española de Óptica como Experto Europeo en Óptica.

El en aspecto docente, participó en la creación de la Escuela Universitaria de Óptica de la Universidad de Alicante impulsando la Titulación de Óptica y Optometría y los diferentes másteres de Optometría impartidos conjuntamente con la Universidad de Valencia o íntegramente por la Universidad de Alicante, en colaboración con otros centros.

Primera promoción del Grado de Óptica y Optometría

Los alumnos de la primera promoción del Grado de Óptica y Optometría de la Universidad de Murcia recibieron el viernes sus becas e insignias en un acto que tuvo lugar en el salón de actos de la Facultad de Medicina. Son los alumnos de la promoción 2009-2013 de la Facultad de Óptica y Optometría que han cursado sus estudios totalmente adaptados al Plan Bolonia que unifica el espacio universitario europeo, así como los profesionales que han realizado el curso de especialización y adaptación al Grado.


El acto estuvo presidido por Manuel Vidal Sanz, vicerrector de Relaciones Institucionales y Ciencias de la Salud. Paloma Sobrado Calvo, decana comisaria de la Facultad de Óptica y Optometría, destacó el desarrollo que han experimentado estos estudios y el apoyo recibido por el equipo rectoral que encabeza José Antonio Cobacho. Sobrado apuntó que la Facultad se ha colocado entre las primeras del país, a la vez que subrayó la faceta científica e investigadora que lleva a cabo, en paralelo a la labor que desarrolla la Clínica Universitaria de Visión Integral (CUVI) que dirige Edmundo Usón. Al acto también asistieron Juan Francisco Martínez García, subdirector general de Atención Primaria y Urgencias, y Ana Belén Almaida Planes, presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de la Región. Actuó de padrino el profesor Francisco Lara Lacárcel.

Noticia publicada el 20-10-13 en: La Verdad

Coorm

C/Miguel Vivancos 4 bajo1
30007 Murcia

Teléfono y fax:

(Telf) 968 20 87 67
(Fax) 968 20 87 73

Contacto

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Back to top